Hoy presentamos estos sencillos portavelas DIY totalmente caseros y con materiales asequibles para todos los bolsillos. Están elaborados a partir de unos tarros de cristal procedentes de cualquier producto envasado que tengamos en casa como garbanzos, mermelada, etc.

Es un regalo original, barato y con estilo. Apto para decorar mesas, muebles de comedor, terrazas, y un sinfín de posibilidades.

Portavelas – Materiales necesarios:

  • Botes o tarros de cristal
  • Sal fina de mesa
  • Cuerda
  • Tijeras
  • Cola blanca
  • Pincel

Materiales necesarios

Portavelas – Paso 1:

En primer lugar habremos lavado bien los tarros de cristal previamente antes de utilizarlos. Luego pintamos el bote de cristal con la cola blanca y el pincel, de manera que cubramos la superficie por donde haremos el opaco con la sal.

No hay que tardar mucho en esta operación porque la cola suele secar bastante rápido y puede que después no absorba bien la sal.

Pintando el tarro con cola

Portavelas – Paso 2:

Seguidamente espolvoreamos la sal por encima de la cola, dándole vueltas al tarro para que se impregne bien por todas partes. Después dejar secar unas horas.

Os recomiendo hacerlo en la fregadera de la cocina o por consiguiente poner algún cacharro de plástico debajo. Recordad que siempre intentamos ensuciar lo menos posible.

Cubriendo con sal para hacer el opaco

Portavelas – Paso 3:

Una vez seco, sacudimos un poco para retirar el exceso de sal.

Para mi gusto con sacudir el tarro no basta porque se queda demasiada sal enganchada, así que también le paso la mano suavemente por el tarro para quitarle un poco más de sal. Os vuelvo a recomendar hacerlo en la fregadera para ensuciar lo menos posible.

Si por algún motivo el resultado no es el deseado se pueden volver a fregar los tarros y repetir la operación. Por lo general no cuesta mucho retirar la cola con agua caliente.

Retirando el exceso de sal

Portavelas – Paso 4:

Ahora ya tenemos el opaco hecho, por lo tanto procedemos a la segunda parte.

Damos una pincelada de cola en la parte inferior del tarro y pegamos el extremo de la cuerda presionando un poco. Dejamos secar unos 10 o 15 minutos, de esta manera conseguimos que se fije la punta de la cuerda y no se nos mueva a la hora de seguir enrollándola.

Fijando extremo de la cuerda

Portavelas – Paso 5:

Continuamos pintando la base del tarro con cola y seguidamente enrollando la cuerda hasta obtener el tamaño deseado.

Enrollando la cuerda de cáñamo

Enrollando la cuerda de cáñamo

Portavelas – Paso 6:

Finalmente repetimos las mismas operaciones que en el paso anterior pero esta vez en la parte superior del tarro. También se puede decorar con un lazo u otros materiales. En realidad lo que queremos conseguir es tapar la rosca del tarro.

Enrollando la cuerda de cáñamo

Y el resultado final es más que interesante como podemos apreciar en las imágenes. Para conseguir crear una buena decoración os recomiendo hacer varios con diferentes tamaños. Por ese motivo es mejor emplear tarros de diferentes productos.

En resumen, ya no hace falta tirar los tarros de cristal, después de todo vale la pena guardarlos y crear tus propios portavelas.

Y el toque final es, obviamente, poner una vela dentro, que a fin de cuentas para eso lo hemos creado. Saludos y animaros a hacerlos vosotros mismos.

Portavelas de sal y cuerda

Portavelas de sal y cuerda

Portavelas de sal y cuerda

Portavelas de sal y cuerda

Portavelas de sal y cuerda

Portavelas de sal y cuerda